Después de años de matrimonio, una separación o un divorcio es un tramo desagradable por el que es inevitable no pasar y más, si hay hijos de por medio. En este punto hay que aplicar la custodia de menores, es decir, establecer quién será el tutor del menor o de los menores, siendo responsable del cuidado y las obligaciones de los niños.

Existen diferentes modalidades de custodia de menores, pero las más recurrentes son la monoparental o en exclusiva y la custodia compartida.  Sin embargo, será el juez quien dictamine, en base a cada caso y a los intereses de los menores, cuál de ambos progenitores está en plenas condiciones y capacitado para atender adecuadamente a los mismos.

En la mayoría de los casos, la decisión judicial tomada e impuesta por el juez no suele ser del agradado de ninguna de las partes. Después de tantos años de matrimonio y convivencia, ambas partes se conocen muy bien para saber que los niños no van a estar en buenas manos.

Motivos para retirar la custodia del menor

Las causas para demostrar que la madre o el padre no están siendo responsables en la crianza y cuidado de los niños son las siguientes:

  • Desatención del menor
  • Sospechas de maltrato
  • Indicios en consumo de alcohol y/o drogas
  • Ausencia del progenitor en el domicilio familiar durante el día y la noche
  • Abandono de los menores
  • Delegación continuada a terceras personas del cuidado de los hijos/as.

Además, recibes comentarios del comportamiento irregular del progenitor por parte de vuestro entorno social, otros padres del colegio y amigos entre otras personas. Si tienes sospechas de que tu hijo corre peligro y no estás de acuerdo con la custodia, solicita la ayuda de un detective privado.

Cómo retirar la custodia del menor al progenitor

Desde Culmas Detectives te ayudamos a recabar información y pruebas que demuestren que el comportamiento de su expareja es irresponsable para tener la custodia de los menores.

Nuestros detectives privados realizan un seguimiento exhaustivo y detallado de la cotidianidad del progenitor de los niños mediante una observación no uniformada. Además de la toma de fotografías que justifiquen las actividades que realiza. Proporcionando hechos reales, objetivos y veraces.

Todo esto apoyado por las indicaciones y pruebas material por parte de la persona que ha contratado el detective para demostrar que su ex cónyuge padece un trastorno mental o tiene en malas condiciones a los menores y no pueda ejercer sus obligaciones y responsabilidades adecuadamente, aportan experiencia para el informe que se presentará posteriormente en el proceso judicial.

Si consideras que tus hijos/as podrían estar en alguna de las situaciones expuestas, no dudes en contratar un detective privado. La mejor opción es confiar en profesionales con amplia experiencia en el sector.

¡Culmas Detectives te ayuda!