Tras el fallecimiento de un ser querido, tiene lugar el proceso de herencia. Situación que, casi siempre, genera mucha tiranteces y tensión entre los herederos porque, generalmente, no sé sabe cuál es el patrimonio que dejó el fallecido y, en numerosas ocasiones, el testamento no recoge solo a los familiares, sino terceras personas cuyo paradero se desconoce.

Este trámite legal se complica cuando hay que localizar a los herederos y familiares, pues todos deben estar presentes ante notario y aceptar la herencia para poder hacer efectiva la partición de la misma. Hay que hacer una distinción entre ambos conceptos:

  • Aceptar la herencia: significa adoptar la condición de heredero junto con el resto de personas que participan en el testamento.
  • Repartir la herencia: cada heredero adquiere tanto los bienes como las deudas. En este punto, se suelen dar conflictos familiares.

En muchas ocasiones, este malestar general suele motivar a los implicados a recurrir a los servicios de detectives privados, por sus recursos, conocimientos y experiencia para obtener pruebas relevantes y recabar información tanto del patrimonio del difunto como sobre el paradero de los herederos con el fin de facilitar el proceso de herencia.

 

Labor de los detectives

  • Localizar a herederos:

En Culmas detectives nos encargamos de localizar a nivel nacional a los herederos directos legales y a los nombrados de forma voluntaria. Muchas veces, en el caso de los que no pertenecen a la familia, desconocen ser partícipes en un testamento. Y por esto mismo, los descendientes del fallecido no tienen ningún tipo de relación con estos y necesitan averiguar su destino para la aceptación y repartición de la herencia.

  • Localización de los bienes del fallecido

A raíz de lo citado en el párrafo anterior, los herederos directos pueden desconocer por completo las propiedades y bienes, en definitiva el patrimonio del difunto. Cuando hablamos de patrimonio, también incluimos las deudas y si se acepta la herencia, el heredero se hace responsable de todo.

Aquí entra en juego la figura del detective privado, pues gracias al mismo, es posible averiguar la ubicación y la situación legal de los bienes que, en ocasiones, no son reveladas por el fallecido. Este es el principal motivo por el que los herederos contratan nuestros servicios. Tomar la decisión de aceptar o renunciar una herencia dependerá, en gran medida, de si tienes que afrontar cargas y deudas (porque no es posible beneficiarse solo de una parte). Descubrir esto por adelantado puede ahorrarte disgustos y futuros problemas. “No es todo oro lo que reluce” y esto es lo que pasa con las herencias.

¿Dónde  recabamos información?

Algunas de las entidades públicas y privadas donde es posible obtener datos y pruebas relevantes acerca de los bienes que integraban el patrimonio del fallecido son los siguientes:

  1. Registro de la Propiedad: a través de esta vía se comprueba los inmuebles inscritos a nombre del difunto.
  2. Entidades bancarias: de esta forma es posible averiguar si era beneficiario de un préstamo hipotecario, aval, créditos entre otros.
  3. Notaría: con el certificado de defunción y justificando el interés legítimo en la herencia puede saberse todo tipo de escrituras.
  4. Registro mercantil: para comprobar si el fallecido participaba o era socio en alguna sociedad mercantil.
  5. Jefatura de Tráfico: verificar si era titular de algún vehículo.

Desde Culmas detectives te ayudamos a facilitar el proceso de herencia. Contamos con profesionales expertos con una amplia experiencia en el sector, además de con los recursos necesarios para localizar, como hemos señalado, tanto a los herederos y familiares como a los bienes del fallecido.

¡Llámanos y te ahorrarás problemas!