En muchas ocasiones, las empresas no abarcan a gestionar y controlar la actividad de sus empleados y menos cuando estas empiezan a crecer. Las responsabilidades son mayores y la atención es mucho menor. El problema viene cuando la productividad de la plantilla baja y no se obtienen los resultados esperados.

En estas empresas siempre hay un perfil que está en el punto de mira, el comercial. Aquellos trabajadores de calle, que están visitando clientes desde que se levantan hasta que se acuestan. Sí, son unos privilegiados que gozan de cierta libertad a la hora de trabajar, pero ¿cuántos de ellos realmente cumplen con su deber?

Los comerciales sacan beneficio de no tener que pisar la oficina, lo que crea desconfianzas y tiranteces entre compañeros y más sino se ve rendimiento a final de mes. Y como empresario tiendes a pensar que no estás obteniendo resultado cuando ese trabajador te está costando dinero.

Cuando alguna empresa tiene sospechas de que sus comerciales pueden estar reduciendo su productividad por ciertas  circunstancias suelen recurrir a detectives privados que investigan las posibles sospechas.

Los detectives privados pueden investigar todas estas áreas:

  • Actividades paralelas: el comercial será investigado con el fin de descubrir realiza otras actividades no relacionadas con su trabajo en su horario laboral o si aprovecha ese tiempo para realizar otros trabajos.
  • Actitud inadecuada
  • Incumplimiento de horarios.
  • Control de ruta mediante dispositivos GPS.
  • Baja productividad
  • Uso particular del vehículo de empresa, entregado exclusivamente para desplazamientos con fines comerciales.
  • Mala calidad de la atención dada a los clientes.
  • Fraude en la contabilización de gastos, kilómetros, dietas, material:
  • Alcoholismo, ludopatías, toxicomanías…

 

Cada vez son más las empresas que se cuestionan “qué hacen sus empleados cuando trabajan”, “cómo trabajan”, “dónde están”, “¿porque nunca contestan el teléfono?”, o ¿Por qué la productividad es tan baja si supuestamente están haciendo bien su trabajo?”. Por ello, es hora de buscar una solución  y contratar a un detective privado es la vía más fácil para salir de dudas.

En Culmas Detectives llevamos a cabo unas comprobaciones que te ayudarán a saber qué tipo de empleado tienes a tu cargo. Perseguimos el comportamiento desleal y los intentos de fraude hacia las empresas de forma discreta y pasando desapercibidos.

Si necesitas nuestros servicios no dudes en contactar con nosotros. Nuestro equipo de profesionales tiene amplia experiencia en el sector de la estafa en la red comercial. ¡Estaremos encantados de ayudarte!