Cada día se incrementan más los casos en los que las personan alquilan apartamentos para subarrendarlos como alquileres turísticos o vacacionales de temporada.
En verano la cifra de estos casos aumenta notablemente especialmente en zonas costeras.
Para un detective son temas muy sencillos de resolver. Desde Culmas vamos a contarte cual es el procedimiento, y como evitar que esto suceda.

¿Cuál es la labor del detective ante un posible caso de subarrendamiento de una vivienda?

Los detectives privados resolvemos estos casos con pruebas que demuestren el subarrendamiento.
Siempre recordamos que los detectives somos los únicos autorizados legalmente para obtener pruebas con garantía legal.

En primer lugar se consiguen pruebas del domicilio real del inquilino.
Imágenes y grabaciones de donde vive el inquilino en realidad y que demuestren que esa persona no vive en el inmueble sino en otro lugar.
Constatar la residencia habitual de una persona es un trabajo de varios días, sencillo pero que dura un cierto tiempo debido a la numerosa jurisprudencia.

Una vez comprobado que la persona que tiene el alquiler de la casa no vive ahí, es momento de demostrar que tiene el inmueble subarrendado.
A través de largar investigaciones se puede llegar a conseguir pruebas que demuestran que esa persona subalquila el inmueble a otras personas.

Como detectives investigamos el uso real del inmueble en base a dos puntos principales:

La publicidad y anuncios relativos al domicilio investigado es decir, comprobamos si el inmueble se encuentra publicitado en algún sitio con el fin de ser alquilado.

Las pruebas necesarias para demostrar que el inmueble se dedica al uso que pretendemos probar, bien sea alquilándolo de manera personal el detective o bien entrevistando a los actuales usuarios del inmueble vacacional.
Con estas pruebas, añadidas a otras conseguidas por el detective, podremos probar que el inmueble esta subarrendado.

Si sospechas que te puede estar ocurriendo esto, contacta con nosotros.