Con el último ataque que ha sufrido una gran empresa española, se demuestra una vez más, que nuestros datos personales nunca estarán 100% seguros, y que debemos protegernos de posibles problemas como la filtración de datos personales, los intentos de desprestigio, las suplantaciones de identidad, los engaños y otros ataques cibernéticos que aunque puedan asustar, ello no significa que no existan formas de defenderse, ya sea tecnológicamente, o por medios legales y profesionales, como lo son los servicios que ofrecemos los detectives privados.

QUÉ ES REPUTACIÓN ONLINE Y QUÉ ES IDENTIDAD ONLINE

Aunque estos términos se suelen utilizar como sinónimos, esto es incorrecto, pues la reputación online/digital es la imagen y percepción que otros tienen de nosotros como empresa o persona en la red y que no podemos controlar, mientras que la identidad digital es el conjunto de información que haces de ti mismo en la red, tales como publicaciones en redes sociales o en cualquier otro medio digital, fotografías, contactos, datos personales, entre otros.

Por ello, somos capaces de controlar nuestra identidad digital, publicando lo que se quiere que se sepa de nosotros y lo que no os haga vulnerables a posibles ataques, pero no somos capaces de controlar la percepción de terceras personas, pudiendo nuestra reputación digital salir dañada, y reflejarse de nosotros como empresa o persona, aquello que no deseamos o es negativo.

POR QUÉ ES IMPORTANTE CUIDAR LA REPUTACIÓN ONLINE

Teniendo en cuenta lo que es reputación online, no cabe duda de que como persona y/o empresa una mala reputación puede afectarte tanto psicológicamente como monetariamente, por lo que, es importante cuidarla, y en caso de ocurrir este suceso, contactar con profesionales como nosotros, detectives privados que podemos obtener la información de forma legal y posteriormente poder presentar esta información en un litigio si hiciera falta.

Los datos reflejan la importancia de cuidar la reputación online pues, según ReputationUp “el 45% de los adultos que en 2018 han buscado en Google un posible socio comercial, encontraron algo que los llevó a no elegirlo hacer negocios con estas personas”, asimismo, puede ocurrir con posibles empleados, empresas, clientes…

También expone ReputationUp, que “el 70% de los consumidores no compra a empresas que tienen 4 o más comentarios negativos (sobre marcas, productos y servicios) en los resultados de búsqueda de Google”.

QUÉ OFRECEMOS LOS DETECTIVES PRIVADOS

Realizamos un informe sobre presencia online; con este informe, se puede encontrar todo tipo de información útil, hablaríamos de:

  • Información y/o datos personales volcados en Internet sin nuestro consentimiento.
  • Cuentas en redes sociales falsas sobre nuestra empresa o persona.
  • Amenazas, injurias y calumnias.
  • Comentarios negativos como positivos de una empresa y/o persona, así como los usuarios que estén detrás de estos comentarios.
  • Entre otros datos e información que se quiera conocer sobre nuestra presencia online.

Tras este informe, si el cliente lo desea ofrecemos facilitarle el ejecutar el derecho al olvido de Google, en el cual se elimina todo rastro de nuestro cliente en el buscador de Google, aunque existen otros motores de búsquedas menos empleados, en los que también se puede ejercer este derecho. Asimismo, ponemos en constancia de webs y apps la utilización de estos datos, creación de perfiles falsos o comentarios hirientes, a fin de solicitar su borrado.

Además, contamos con herramientas que nos permiten eliminar la información que se desea, aunque siempre se debe tener en constancia que la Darknet opera con datos personales de todo el mundo, por lo que, si algún estafador tiene a su disposición base de datos en la que se encuentren los datos de nuestros clientes, será probablemente muy complicado proceder a la eliminación de estas bases de datos localizadas en servidores privados, discos duros, etc.

SI SE VIERA AFECTADA MI REPUTACIÓN ¿PODRÍA DEFENDERME DE ALGUNA FORMA?

Sí, puesto que, o bien se puede buscar al usuario/usuarios detrás de estos actos y acudir a la vía legal, o por otro lado se puede proceder a la eliminación de cuentas suplantando nuestra identidad, comentarios o información difamatoria.

Para que nuestros lectores se hagan una idea, la última sentencia que versa sobre este tema, es del 23 de marzo de 2021, en donde, el Juzgado de Primera Instancia número 7 de Santander estima la demanda presentada por una empresa, en este caso, una clínica veterinaria, que tuvo un cliente quien amenazó con hundirles el negocio poniendo comentarios negativos, y efectuó tal amenaza, dicha campaña de desprestigio supuso pérdidas, por lo que, y a groso modo, dicha sentencia condena los actos realizados por el excliente y sus familiares, así como, se les obliga a indemnizar a la clínica, con una cuantía de 34.895,83 €.

“Esta acción va más allá de lo que se podría considerar una lícita crítica legal a la pericia profesional de los demandantes que permiten las páginas web, y está dirigida exclusivamente a afectar negativamente a su prestigio profesional público, tanto en el aspecto de la propia estimación personal como en el de la consideración ajena, constituyendo una extralimitación del ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

“El uso de las páginas web de información comercial debe ceñirse a manifestar una opinión o una crítica legal por los servicios recibidos, pero sin que puedan utilizarse con fines espurios de atacar directamente el prestigio profesional del comercio.

Para reclamar legalmente, con indemnización, debe concurrir esencialmente lo siguiente:

  • Demostrar que hay una “causa/efecto” entre el perjuicio sufrido y la infracción, por ejemplo, no recibir clientes debido a una difamación realizada por un excliente enfurecido.

Entonces, qué sucede con el ataque de ransomware que ha sufrido The Phone House, y qué pasa si mis datos han sido filtrados

Lo primero, sería demostrar que la brecha ha sido consecuencia de una infracción por parte de la empresa, como es en este caso, puesto que dicha empresa supuestamente no se ha defendido suficientemente de este ataque, y ha preferido pagar la multa que le impondrán, a realizar el pago del rescate de la información. Y como decíamos, anteriormente debe haber una “causa/efecto», como, por ejemplo, que hayan solicitado un crédito a tu nombre con los datos que se han filtrado y poder constatar que ha sido con dichos datos de dicha filtración.

En el artículo 82 del Reglamento de Protección de Datos se establece que:

“toda persona que haya sufrido daños y perjuicios materiales o inmateriales como consecuencia de una infracción del RGPD tendrá derecho a recibir del responsable o el encargado del tratamiento una indemnización por los daños y perjuicios sufridos”

Desde Culmas queremos daros seguridad y tranquilidad, asimismo, lamentamos si estás pasando por alguna de las conductas referidas en este post, por eso os invitamos a contactar con nosotros si tenéis algún tipo de duda, nos podéis encontrar en nuestro teléfono de atención 24 horas, 634 634 636, en nuestro e-mail madrid@culmas.com, o rellenando el formulario que encontraréis en el apartado Contacto.

Solicita información

Compartir en redes
Call Now Button¡Llámanos!